Un hombre se contagia a la vez en España de Covid, viruela del mono y VIH

Una investigación, cuyos resultados ha publicado Journal of Infeccion, ha descrito las características y diagnóstico del primer caso de coinfección de viruela del mono, SARS-CoV-2 y VIH. Se trata de un varón italiano que el pasado mes de junio estuvo cinco días de vacaciones en España, donde, según reconoció el afectado, mantuvo relaciones sexuales con otros hombres sin protección.

Según describen en el artículo los investigadores de la Universidad de Catania (Italia), el paciente, de 36 años, «nueve días después de estar en España [entre el 16 y el 20 de junio] presentó fiebre (hasta 39°C), acompañada de dolor de garganta, fatiga, cefalea y adenomegalia inguinal derecha. El 2 de julio dio positivo por SARS-CoV-2».

Esa misma tarde, comenzó a desarrollar una erupción en su brazo izquierdo y al día siguiente aparecieron «pequeñas vesículas dolorosas rodeadas de un halo eritematoso en torso, miembros inferiores, cara y glúteos».

El 5 de julio, las vesículas evolucionaron a pústulas umbilicales, por lo que el hombre acudió a las urgencias del Policlínico G. Rodolico San Marco del Hospital Universitario de Catania, para, posteriormente ser trasladado a la Unidad de Enfermedades Infecciosas del centro.

A su ingreso, «el paciente dijo haber sido tratado por sífilis en 2019. En septiembre de 2021 se realizó prueba de VIH con resultado negativo», describen los investigadores y añaden que, además, «sufría de trastorno bipolar, por lo que tomaba regularmente carbamazepina 200 mg al día».

Covid, viruela del mono y VIH

El paciente había sido vacunado contra el SARS-CoV-2 con dos dosis, la última en diciembre de 2021, y contrajo el Covid-19 en enero de 2022. Según relató en su ingreso en la unidad, reconoció haber tenido relaciones sexuales sin preservativo con hombres durante su estancia en España.

«En el examen físico, su cuerpo estaba salpicado, incluyendo la palma de la mano derecha y la región perianal, con lesiones cutáneas en varias etapas de progresión, que iban desde pequeñas vesículas, hasta pústulas enrojecidas con halo y placas umbilicadas», señala el artículo.

Ante la alta sospecha de estar contagiado de viruela del mono se le extrajeron muestras del exudado de las pústulas, así como de secreciones de la nasofaringe. «Se confirmó que las muestras eran positivas al virus de la viruela del simio y al SARS-CoV-2», señalan los investigadores.

En el caso de la viruela del mono, los médicos confirmaron que se trataba de la variante de África occidental (la registrada en España y en la mayoría de los países afectados por el brote mundial), mientras que en el caso del Covid, el linaje era BA.5.1.

En cuanto a otras pruebas serológicas para hepatitis viral, herpes simple, gonorrea, clamidia y linfogranuloma venéreo fueron negativas. «Sin embargo, el VIH-1 resultó positivo con una carga viral de 234.000 copias/mL. El recuento de linfocitos CD4 se mantuvo inalterado con 812 células/L (valores normales entre 410-1590 células/L)», apunta la investigación.

El tercer día de ingreso, «casi todas las lesiones de la piel comenzaron a convertirse en costras. Se infundió sotrovimab 500 mg por vía intravenosa». Al quinto día (9 de julio de 2022), «se resolvieron casi todos los síntomas y se normalizaron los valores de las pruebas de laboratorio», relatan los investigadores.

Dado que los síntomas se habían resuelto, el paciente fue dado de alta para aislamiento domiciliario. «El 19 de julio de 2022 volvió a nuestro instituto para realizarse un nuevo hisopado orofaríngeo para virus de la viruela símica, que seguía siendo positivo. Las costras se habían curado casi por completo, dejando una pequeña cicatriz. Se inició una combinación triple de dolutegravir, abacavir y lamivudina para el tratamiento del VIH», señala la publicación.

Vía de transmisión sexual

Los investigadores apuntan que «este caso pone de manifiesto cómo los síntomas de la viruela del mono y del Covid pueden solaparse, y corrobora cómo en caso de coinfección, la recogida de anamnesis y conocer los hábitos sexuales son cruciales para realizar el diagnóstico correcto».

Respecto al Covid, recuerdan que las subvariantes BA.4 y BA.5 del SARS-CoV-2 son actualmente responsables de más de un millón de casos de Covid-19 al día en todo el mundo. «Por lo tanto, los médicos deben ser conscientes de la posibilidad de una coinfección por el virus del SRAS-CoV-2 y el virus de la viruela del mono, especialmente en sujetos con un historial reciente de viajes a países con brote de viruela del mono», avisan.

«Este caso pone de relieve que las relaciones sexuales podrían ser la vía de transmisión predominante. Por lo tanto, se recomienda el cribado completo de las infecciones de transmisión sexual (ITS) tras el diagnóstico de viruela del mono», aconsejan los investigadores y añaden: «De hecho, nuestro paciente dio positivo en la prueba del VIH y, dado su recuento de CD4 conservado, podemos suponer que la infección era relativamente reciente».

Además, advierten de que, al comprobar que el paciente seguía dando positivo en viruela del mono 20 días después de los síntomas, «estas personas pueden seguir siendo contagiosos durante varios días después de la remisión clínica».

Finalizan el artículo manifestando que «dado que éste es el único caso registrado de coinfección por el virus de la viruela del mono, el SARS-CoV-2 y el VIH, todavía no hay suficientes pruebas que apoyen que esta combinación pueda agravar el estado del paciente. Sin embargo, ante la actual pandemia de SARS-CoV-2 y el aumento diario de casos de viruela del mono, los sistemas sanitarios deben ser conscientes de esta eventualidad, y promover la realización de pruebas diagnósticas adecuadas en los sujetos de alto riesgo, que son esenciales para la contención, ya que no existe un tratamiento o profilaxis ampliamente disponible».

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba