Cúrcuma

Cúrcuma: mitos y recomendaciones

La cúrcuma es una valiosa especia, pero también tiene fama de tener propiedades curativas, por lo que muchos la consideran una sustancia casi milagrosa o, al menos, un “superalimento”. ¿Qué hay de real en los beneficios y propiedades de la cúrcuma? ¿Son seguros los complementos de curcumina?

La cúrcuma se lleva utilizando con fines terapéuticos desde hace miles de años ya que beneficia y alivia numerosos problemas. Actualmente, su uso está muy extendido, pues sus propiedades desinflamatorias la convierten en un aliado para las dietas. Sin embargo, esta planta india tan solo posee entre un 2% y un 5% de curcumina, el componente activo con verdaderas propiedades medicinales, según varios ensayos clínicos

Cúrcuma: mitos y recomendaciones

La cúrcuma es una planta herbácea cultivada en el sur de Asia de cuyas raíces se extrae la especia amarilla que recibe el mismo nombre. Está compuesta por los llamados curcuminoides: la curcumina, la demetoxicurcumina y la bisdemetoxicurcumina. La curcumina se obtiene del rizoma secado de la cúrcuma y se extrae para crear suplementos.

La cúrcuma se ha utilizado contra la dispepsia y para tratar problemas de piel y de hígado. De hecho, en atención a su uso tradicional, en España se comercializan medicamentos que en su composición incluyen extracto de cúrcuma.

Este componente contiene propiedades antioxidantes y previene la acumulación de grasa y, además, facilita su eliminación por el hígado. Por otro lado, apoya la función del sistema nervioso producción y la calidad de la sangre, mejorando la salud de los pulmones, las vías respiratorias o el corazón.

Riesgos de la cúrcuma y recomendaciones

Cúrcuma: mitos y recomendaciones

Si bien es muy beneficiosa, el organismo no la logra absorber por sí mismo tan fácilmente. Por lo que no se obtiene la capacidad real de sus beneficios. Hasta ahora resultaba eficaz mediante el ingreso directo a través del torrente sanguíneo.  

En 2019 en Italia se paralizó la venta de varios lotes de una marca de suplemento de cúrcuma porque consideraron que podía ser el posible causante de varios casos de hepatitis. Esa alarma también se extendió a Bélgica. Lo cierto es que los casos de hepatitis por consumo de suplementos de cúrcuma no son algo nuevo y están en estudio.  

El Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha evaluado el riesgo del consumo de complementos alimenticios que contienen curcumina como ingrediente. El organismo establece unas directrices para un consumo de cúrcuma y suplementos de manera segura. Advierte que La curcumina impide la correcta absorción del hierro. No hay evidencia de que su consumo esté libre de efectos adversos en menores de 18 años.  Por eso recomienda a los menores de 18 años, mujeres embarazadas y lactantes: evitar el consumo de complementos que contengan curcumina.  

La Oficina de Consumidores y Usuarios (OCU), recuerda que el que sean naturales no quiere decir que sean totalmente inocuos. Abusar de ellos puede ser perjudicial, o su simple consumo podría causar problemas a determinados consumidores. 

En caso de consumir cúrcuma para aprovechar sus beneficios, es imprescindible no sobrepasar la ingesta diaria permitida. En el caso de este alimento, se han realizado diversos ensayos para evaluar la tolerancia y la eficacia de este producto, pero no se ha determinado una fórmmula fija. La dosis diaria de cúrcuma varía según su forma de presentación y su concentración de curcumina. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera segura una dosis de 3 mg de curcumina por kilogramo de peso corporal al día para el empleo de este polifenol como aditivo alimentario.

En el caso de la artitis, serían necesarios 200-1000 mg de curcumina. Para aliviar una inflamación intestinal, 1000-1200 mg. Para tratar el colesterol elevado en sangre, 200-500 mg y, por último, entre 500-600 mg en el caso de la diabetes. En cualquier caso, es recomendable consultar a un especialista antes de adoptar la curcumina como medicina natural para alguna de esas afecciones.

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba