Una discoteca prohíbe mirar a otras personas sin consentimiento previo

Los días de mirar fijamente a alguien en una discoteca como modo de llamar la atención o meter fichas es una acción que tiene fecha de caducidad. En algunos lugares, ya es motivo directo de expulsión.

El Club 77, ubicado en Sídney, ha cambiado su política sobre la seguridad y el acoso y ha anunciado que expulsará del recinto a las personas que sean sorprendidas mirando a alguien sin previo consentimiento. 

«Desafortunadamente, el club ha contado con algunas personas que no comparten nuestros valores y ética en lo que respecta a la cultura, el consentimiento y el acoso», comienza el comunicado que ha publicado el equipo de la discoteca en su cuenta de Instagram.

Aseguran que «la creación de un espacio seguro va más allá de la implementación de prácticas para hacer frente a los incidentes después de que hayan ocurrido» y es por ello que se sienten obligados a «educar a los nuevos asistentes y ayudarlos a comprender lo que se considera un comportamiento inaceptable dentro del lugar y en la pista de baile».

Así que si alguien acude a la discoteca con intenciones de ligar, tendrá que comenzar a hacerlo con un consentimiento verbal por parte de la otra persona.

Además, para tenerlo todo bajo control, la discoteca ha contratado a un equipo de seguridad, que irán uniformados con un chaleco de color rosa para ser distinguidos de los demás, y que estarán disponibles durante toda la noche para gestionar las quejas y preocupaciones de los asistentes.

«Si recibimos informes de cualquier comportamiento que haya hecho que alguien se sienta incómodo, la persona denunciada será retirada del local y se llamará a la policía», dice el comunicado.

Estallan las redes sociales

Este comunicado ha sido aplaudido por los que frecuentan esta discoteca y así lo han dejado ver en los comentarios. «Gracias por mantener la seguridad del cliente como prioridad» y «Respaldando esto al cien por cien», son algunos de los mensajes de apoyo a la decisión.

Por otra parte, hay quienes no comparten este acuerdo y también han querido dejarlo por escrito: «Que descanse en paz la interacción social», «La estupidez de estas normas garantizará que los únicos clientes que asistan a este club sean la generación millenial», «Tenéis que estar bromeando. Entonces, si miras a alguien por accidente, podrían echarle».

¿Cómo denunciarán los clientes si alguien lo está mirando fijamente? ¿Le harán una foto con el móvil? ¿Pulsarán el botón del pánico? Y esta norma ¿será vigente para todos, o solo si un hombre mira a una mujer? ¿Y si un hombre mira a otro hombre, también está prohibido? Estamos creando una sociedad infantilizada y esquizofrénica donde los designios y deseos de una minoría se acaban imponiendo a todos.  

¿Cuál será la primera discoteca de España no apta par ofendiditos?

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba