Gitanos matan a disparos a su vecino porque tenía la música muy alta

Un hombre de 45 años ha muerto esta madrugada en Madrid tras recibir dos disparos a la altura del número 120 de la calle de Santa María de la Cabeza, en el distrito de Carabanchel. Las primeras informaciones policiales señalan que el hombre ha sido atacado en los bajos del edificio donde vivía y ha salido a la calle, donde ha sido encontrado por varios agentes que han avisado a los servicios de emergencia.

La Policía Nacional tiene identificado al presunto autor de los disparos. Se trata de un vecino de la zona que acabó con la vida del hombre debido a los ruidos que hacía, según ha señalado un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Tanto la víctima como el presunto agresor son españoles.

Los primeros en atender a la víctima han sido dos agentes de la Policía Nacional que le han colocado un parche torácico y han comenzado a hacer maniobras de reanimación cardiopulmonar, ya que el herido se encontraba en parada cardiorrespiratoria. A la llegada de los equipos de Samur han continuado con las maniobras durante más de 40 minutos, pero no han podido revertir su situación y han confirmado el fallecimiento. El hombre tenía una herida en hemitórax derecho y otra en la zona lumbar. Eran las 03.00 horas de la madrugada.

Varios testigos aseguran que han oído al menos tres detonaciones en el lugar del crimen y que dos o tres personas «han ido a por él» tras una trifulca.

En el lugar donde ha sido atendido el fallecido, había decenas de personas pertenecientes a un clan familiar, por lo que ha sido necesario la presencia de numerosos efectivos policiales.

Agentes del Grupo V de Homicidios de la Brigada de Policía Judicial y del grupo de Delitos Violentos de Policía Científica se encargan de las averiguaciones. Según las primeras informaciones, el arma empleada en el crimen es de gran calibre.

Según la Policía Nacional, sobre las tres de la madrugada, se inició una discusión por ruidos en el edificio situado en el número 120 de la calle de Santa María de la Cabeza. La víctima y una hija del presunto autor de los disparos eran vecinos. Fue ella quien avisó a su padre, tras discutir por el ruido con el vecino. El presunto autor abandonó el bloque para después volver con más acompañantes y efectuar disparos con arma de fuego. 

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba