Detenido el jefe por intentar violar a una empleada cuando estaba borracha

La Policía Nacional ha detenido al propietario de un bar por un delito de abusos sexuales con acceso carnal después de que fuera sorprendido en el interior de un vehículo abusando de una de sus empleadas, de 20 años, mientras esta se encontraba aparentemente inerte y sin posibilidad de dar consentimiento alguno. Los hechos incluso fueron grabados por los compañeros de la joven, al acercarse al coche y ver a través de la ventanilla lo que estaba ocurriendo. Grabación que ha sido aportada a la policía como prueba de su delito.

Los hechos ocurrieron en Valencia la madrugada del pasado 14 de agosto tras salir de fiesta cuatro compañeros de trabajo, entre los que se encontraba el jefe y propietario del negocio hostelero arrestado como presunto autor de los abusos agravados. En un momento de la velada, cuando se encontraban en una discoteca de la avenida Profesor López Piñero de Valencia, la víctima, una chica de veinte años, comenzó a encontrarse mal y se salió del local, entrando en el coche de una compañera para descansar hasta que se le pasara el mareo.

Hasta allí habría ido su jefe, quien aprovechando la situación en la que se encontraba su empleada, totalmente aturdida por la bebida, habría comenzado a realizarle tocamientos sin su consentimiento.

Dos compañeros de la chica, entre los que se encontraba la dueña del coche que le había dejado las llaves, al darse cuenta de que su jefe no estaba con ellos y que previamente había estado diciéndole obscenidades a la joven, empezaron a sospechar y se dirigieron al vehículo estacionado en las proximidades de la discoteca.

Cuando llegaron vieron en el interior del coche a su jefe mirando a uno y otro lado como asegurándose de que nadie les veía. Al acercarse y tras poner su teléfono móvil a grabar confirmaron sus peores temores al ver que le estaba introduciendo los dedos a su compañera por debajo de la ropa mientras ella estaba aparentemente inerte.

Tras sacarlo de allí la dueña del coche llevó a la chica a su casa y posteriormente tras analizar lo que había ocurrido la joven interpuso la pertinente denuncia, aportando como prueba la grabación que realizaron sus compañeros, que no deja lugar a dudas sobre el estado en el que se encontraba cuando se produjeron los abusos agravados –al haber introducción de dedos–.

La policía detuvo a finales de la semana pasada al presunto autor de estos hechos, de 29 años y nacionalidad ecuatoriana, quien alegó que no se acuerda de nada porque estaba muy bebido. El juez le ha puesto una orden de alejamiento de 150 metros respecto de su víctima, por lo que ya no pueden trabajar en el mismo lugar.

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba