castillos en Valencia

Los 4 mejores castillos en Valencia para visitar

Valencia es tierra de castillos y fortalezas. Entre los castillos en Valencia más bonitos y mejor conservados se encuentran los de El Puig, Sagunto, Buñol y Játiva. En este artículo haremos un recorrido por sus historias y también sobrevolaremos los monumentos para visitarlos desde el cielo.

Castillo de Buñol

Los 4 mejores castillos en Valencia para visitar
Imagen nocturna del Castillo de Buñol / Fuente: buñol_turismo

Construido entre los siglos XI-XII, el Castillo de Buñol es uno de los mejor conservados de la Comunidad Valenciana y de los pocos en España con viviendas en su interior, todavía habitadas en la actualidad.

Accediendo desde la parte alta, por la torre central, encontramos la Plaza de Armas, donde se sitúan la mayoría de las viviendas enclavadas entre dos torres laterales que bordean la plaza.

Un puente, con unas imponentes vistas panorámicas de la localidad, nos conduce al recinto inferior, donde identificamos los elementos más significativos: la Torre Mayor, el Museo Arqueológico, el Museo Etnográfico, la antigua Iglesia del Salvador y el Palacio Gótico.

En la parte baja, la Torre Sur nos da acceso al barrio del Castillo, que nos adentra en un entramado de calles estrechas de origen musulmán que desembocan en pequeñas plazuelas de paredes encaladas, que van componiendo un mosaico de casas que parecen sostener el peñasco del Castillo.

En el siglo XX dentro del castillo de Buñol y sus calles colindantes se construyeron casas para los más necesitados, y estos para hacerlas más grandes fueron socavando la piedra de la montaña. En el atardecer del viernes, 4 de agosto de 1911 se produjeron grandes desprendimientos de la roca del castillo de Buñol sepultando unas 30 casas y matando a varias personas. Todos los vecinos acudieron al rescate. 

Castillo de El Puig

El Castillo de El Puig, conocido como el Castillo de Jaime I, se alza sobre la cima de un cerro desde el que domina la localidad de El Puig. El castillo fue construido en el siglo XI por los árabes. En 1093 fue tomado, reconstruido, fortificado, y rodeado de una villa amurallada por El Cid.

La técnica constructiva empleada por norma general en los castillos musulmanes era el tapial. En la fortificación del castillo y en la construcción de la misma villa se usaron madera y piedra procedentes del saqueo del arrabal valenciano, previo a la toma de la capital levantina por parte de Rodrigo Díaz.

Nuevamente en manos musulmanas, el castillo daba protección al acceso por el norte a la ciudad de Valencia, y fue la más importante de las fortalezas que defendieron las puertas de esta ciudad, capital musulmana. En 1237 la población fue conquistada por las tropas de Jaime I y llamada Puig de Cebolla.

En la retirada musulmana, fue destruido por Zayyan para que Jaime I no pudiera utilizarlo para conquistar Valencia. En 1365 Pedro IV de Aragón mandó destruirlo.

El castillo contaba con tres torres, en formas rectangulares o cuadradas, formas típicas de los castillos musulmanes, de las que aún pueden verse numerosos lienzos de murallas y restos de torres y construcciones auxiliares. Una de ellas era la Torre Albarrana a unos 70 metros de distancia de la fortaleza y conectada con esta a través de un puente. La misión principal de esta torre era la de defender la entrada.

Como era regla general en la época, el castillo de se situaba alrededor de un foso. Se trataba de una excavación profunda y seca, que circundaba el Castillo y entorpecía su entrada a los invasores.

Castillo de Sagunto y Teatro romano

Los 4 mejores castillos en Valencia para visitar
Imagen aérea del Castillo de Sagunto / Fuente: sagunto_turismo

El Castillo de Sagunto está situado sobre un cerro que constituye la última estribación de la Sierra Calderona. Ocupa una extensión de unos 800 metros de longitud en sentido este a oeste. Su emplazamiento le permite controlar una gran extensión de territorio, lo que lo convierte en un lugar estratégico para la defensa a lo largo de su historia.

Se encuentra rodeado por murallas de diferentes épocas y estilos, con restos íberos, romanos, medievales y modernos en su interior, correspondientes a las distintas culturas que en él se asentaron.

Se encuentra dividido en 7 plazas o recintos amurallados comunicados entre sí. Destaca la Plaza de Armas, en la que se localiza el Foro o centro cívico de época romana y la de San Fernando con el Antiquarium epigráfico que incluye una exposición de epigrafía latina, ibérica y hebraica. Fue declarado Monumento Nacional en 1931.

En la ladera norte, se localiza el sector occidental del Cementerio medieval judío. Las diferentes intervenciones arqueológicas efectuadas en esta zona han permitido recuperar este importante espacio de la historia saguntina, para el que se documentan inhumaciones de los siglos XIV-XV, siguiendo todos los preceptos de las leyes mosaicas

Los 4 mejores castillos en Valencia para visitar
Imagen aérea del Teatro Romano de Sagunto / Fuente: sagunto_turismo

El Teatro romano de Sagunto se encuentra ubicado en la falda de la montaña coronada por el Castillo. Ocupa la terraza intermedia, entre la ciudad y la plataforma superior presidida por el Foro, centro cívico del municipio, respondiendo a una planificación urbana de época del emperador Augusto. Se construye a mediados del siglo I, aprovechando la pendiente de la montaña. Consta de dos partes diferenciadas: la cávea o graderío, de forma semicircular y compuesta por tres órdenes de gradas y la escena, que se alza hasta la altura del pórtico superior del graderío.

Su aspecto actual viene condicionado por las numerosas intervenciones de restauración y rehabilitación a las que ha estado sometido desde mediados de siglo XX. En 1896, fue declarado Monumento Nacional.

Castillo de Játiva

Doble fortaleza situada en la sierra del Castell, sobre Játiva, por la situación estratégica de la ciudad ha sido escenario y testimonio de numerosos conflictos. Dividido en el Castillo Menor y el Castillo Mayor, el primero se asienta sobre restos iberos y romanos.

El recorrido por el Castell Menor nos evocará leyendas relacionadas con la princesa ibera Himilce, esposa de Aníbal, y la guerra que éste libró contra Roma. Se dice que Himilce tuvo aquí un hijo del general cartaginés, en el 218 a.C. Desde su estratégica posición se podía controlar la Vía Augusta, por lo que fue testimonio de las campañas de Aníbal, y de los romanos Escipión y Sertorio.

Sobre un promontorio de roca, en la parte superior del Castell Menor, destaca la torre de la reina casada con el general Aníbal para sellar la alianza entre iberos y cartagineses. Del balcón neogótico que se encontraba en este lugar queda hoy el vano, que ofrece bellas vistas del Castell Major.

En el Castell Major encontraremos espacios y estancias que permiten recrear la vida cotidiana en la fortaleza. Puertas de entrada, torres de vigía,  almacenamiento de agua para la guardia, capilla y celdas donde pasaron sus días algunos de los célebres prisioneros que albergó.

La fortaleza también fue utilizada como prisión de Estado de la antigua Corona de Aragón. Por sus mazmorras pasaron presos ilustres. El más renombrado es Jaume d’Urgell, quien se rebeló sin éxito tras ser desestimado como candidato a la Corona de Aragón en el Compromiso de Caspe, en 1412. Cuenta la leyenda que, tras pasar tanto tiempo en esta lúgubre celda, al salir a plena luz del día murió, tras quedarse ciego.

Las sucesivas culturas que han poblado estas tierras lo fueron ampliando y fortificando. Ya tuvo protagonismo durante las campañas de Aníbal, y en el período de Al-Ándalus. Fue más tarde importante, en tiempos del Reino de Valencia, en las guerras contra Castilla, en las de Germanías y en la de Sucesión, así como presidio de ilustres condenados.

Desde el castillo bajan las murallas que abrazaban la Játiva altomedieval. Nos encontramos ante una de las joyas de la ciudad, de arquitectura imponente, declarada Bien de Interés Cultural. A pesar de sus raíces ibéricas y romanas, la mayor parte de las murallas y torres conservadas son de origen islámico o gótico.

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba