La ‘rajada’ del descubridor de Mónica Naranjo: ‘Se ha convertido en una caricatura’

El nombre de José Luis Gil solo es conocido por el gran público de España por el actor que ha protagonizado series como Aquí no hay quien viva o La que se avecina. Pero hay otro José Luis Gil (Madrid, 1953), un hombre que hasta la fecha ha permanecido en las sombras y que con tan solo 17 años se introdujo en la industria discográfica española para cambiarla. Primero directivo de CBS, luego director de Hispavox. Pero sobre todo, ha sido un reconocido mánager y uno de los hombres más famosos dentro de su sector. También un descubridor. Primero dentro de la movida madrileña, hasta llegar a la actualidad.

Raffaella Carrà, Miguel Bosé, José Luis Perales, Mónica Naranjo, Nacha Pop, Locomía, Ramoncín, Nacha pop, Radio Futura, Shakira, Alaska, Bibiana Fernández, Paloma San Basilio, Bertín Osborne, Pedro Marín, Raphael… Artistas y personajes que son conocidos para el gran público. Al contrario que él, que por primera vez en su vida ha hablado para XL Semanal. En una entrevista personal donde destaca, sobre los demás relatos, su experiencia como mánager de Mónica Naranjo. Cantante de la que reconoce una gran valía profesional, pero considera que ha gestionado mal su carrera y su fama.

‘Se cree que el éxito lo ha conseguido ella sola’

De entre todos los artistas a los que ha tenido bajo el ala, considera que algunos han alzado el vuelo de la manera correcta. Sin embargo, en su opinión, Mónica Naranjo cambió su personalidad de una forma en la que, piensa, afectó su carrera. «Cuando la conocí, era una chica de pueblo de 18 años, sin un estilo definido que imitaba a Donna Summer», relató. «Triunfó y dejó de escuchar; empezó a hacer discos sin sentido para demostrar su poderío vocal -nada más odioso en discos de un artista – y se convirtió en una caricatura. Me dio lástima ver cómo se perdía una artista que podía haber sido la Streissand latina», comunicó.

También revela que la catalana contó con un gran equipo al que, atendiendo a su criterio, no valoró lo suficiente durante su éxito. «Ella siempre dice que lo del pelo fue idea suya, pero no. Mónica buscaba una imagen diferencial y, para ayudarla, la llevé un día al peluquero Ruphert, que peinaba a la Jurado, a Naty Abascal…», aseguró. Describe que para que el estilista decidiese mejor lo que hacer, le puso canciones de Mónica. Que le fascinaron.

«Le dijo: ‘Veo dos personalidades en ti: una muy fuerte y otra romántica. Así que te veo de morena, pero también de rubia, ¿por qué no te fueron pones mitad y mitad?’. Y, aunque insegura, lo hizo. Se fue a casa y esta vez al ensayó un mes ante el espejo hasta que me llamó: ‘He decidido que esta será mi imagen, José Luis’. Así fue, pero nunca le ha dado crédito a Ruphert», sostuvo. Con el tiempo, según su versión, tampoco le reconoció a él como impulsor y descubridor.

La 'rajada' del descubridor de Mónica Naranjo: 'Se ha convertido en una caricatura'

El manager madrileño indica que muchos artistas son reacios a reconocer que han recibido apoyo. «También es cierto que a Mónica le costó mucho despegar. Cuando lanzamos su primer disco Los chicos en España, nadie en la radio lo quiso poner: ‘Esta chica grita mucho’, decían. ¡Paletos! Así que me la llevé a México, donde no se podían creer que en España la hubieran rechazado. En un año vendió un millón de discos y, al regresar, todo el rechazo anterior se convirtió en alabanzas. ¡Hay que joderse!», recordó indignado. «Y ahí hizo Palabra de mujer, disco icónico en España, con Pantera en libertad, el himno de las lesbianas», rememora con admiración.

A día de hoy, José Luis Gil considera que la artista y él no han terminado en malos términos. «Nunca he terminado mal con nadie. Mónica se creyó que el éxito lo había logrado sola, que ya no necesitaba a nadie, y yo no quería discutir. Les pasó algo similar a Locomía, como se puede ver en este documental que han sacado ahora, y mira como acabaron», sentencia.

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba