memorizar

Técnicas para memorizar rápido

Tener una memoria prodigiosa es algo que nos puede beneficiar en muchos motivos de la vida: una evaluación de la escuela, la presentación en una obra de teatro, recordar los análisis para un documento del trabajo, hacer un discurso en una reunión o recitar un poema para el amor de tu vida. Es por esta razón que te entregamos los siguientes consejos para memorizar un material rápidamente y sin desarrollar estrés, especialmente para esas personas que tienen problemas de concentración.

  1. Elabora fragmentos con palabras que puedas recordar, una frase del texto que quieres memorizar puede resultar la pieza clave para recordarte de todo, por ejemplo, escribe en una hoja adicional dos o tres palabras que llamen tu atención y te sirvan de conexión con el texto.
  2. Extrae la idea principal del contenido en la primera lectura; después lee en voz alta y repite el proceso, lee sin ningún tipo de preocupación el texto a memorizar, piensa en las ideas más resaltantes, luego copia en una hoja y vuelve a hacer el proceso copiando a final de cada lectura ideas del contenido. Posteriormente ensaya la lectura sin mirarla o sin tocar tus anotaciones. Haz este ciclo varias veces hasta que hayas memorizado la información de todas las hojas y puedas expresarlas con facilidad.
  3. Practica la oratoria, una vez que puedas recordar la información sin mirar el contenido original, practica la recitación todo el tiempo que puedas para que quede grabada en tu mente y la puedas expresar con fluidez.
  4. El cerebro funciona como un músculo gracias al entrenamiento, si practicas constantemente una información, obtendrás mejores resultados con la memorización. Con el paso del tiempo desarrollarás excelentes funciones y reducirás el tiempo para obtener más conocimientos. Factores claves como la imaginación y las palabras de asociación, ayudan al cerebro con la retención de información.

¿Cómo trabaja el cerebro?

Tal y como expresamos en las líneas anteriores, el cerebro tiene mejor retención cuando asociamos algo, imaginamos y repetimos procedimientos. En la mayoría de las ocasiones, se debe leer más de veinte repeticiones de un texto para que el cerebro pueda almacenar la información. Cuando se emplea la repetición activa, haciendo que el cerebro pueda emplear asociaciones, es más factible lograr la memorización, por ejemplo, asociar sonidos con objetos, o nombres con características.

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba