hongos

Todo sobre los Hongos en la Piel

Las micosis de la piel es una de las enfermedades infecciosas ocasionada por la aparición de hongos patógenos. Los hongos son eucariotas, de naturaleza generalizada, que conforman un reino separado. Estos a diferencia de las plantas, no poseen la capacidad de realizar la fotosíntesis. Las células fúngicas están rodeadas por una pared celular, cuyo componente principal es el ergosterol. De las casi 200 000 especies de hongos que existen, solo unas 150 pueden ocasionar enfermedades. Algunos hongos forman parte de la flora humana de manera natural. Las esporas de algunos hongos Aspergillus, Cladosporium, Arternaria son las causantes de enfermedades alérgicas del tracto respiratorio inferior y superior.

Entre las enfermedades más comunes que presentan algunos pacientes se encuentran las infecciones fúngicas de la piel. Siendo la  infección más común la onicomicosis.

¿Cómo nos infectamos con micosis?

No todo contacto con esporas de hongos produce el desarrollo de esta enfermedad, cuando nuestro cuerpo está sano, gracias a los mecanismos de defensa de la piel, con frecuencia es capaz de defenderse por una infección por hongos. Sin embargo, un ligero y rápido desequilibrio llamando homeostasis del cuerpo permite que los hongos logren penetrar en la piel. Mientras que la micosis no es el resultado de una mala higiene, por el contrario, un contacto muy frecuente con agua y detergentes que esterilizan la piel puede causar su desarrollo.

¿Cómo puede ocurrir la infección?

  • Por el uso zapatos prestados, por ejemplo, zapatos deportivos para practicar tenis, patines de hielo, botas de esquí.
  • Probarse calzados en las tiendas sin medias.
  • Utilizar espacios compartidos como: inodoros, duchas, lavabos.
  • Uso de calzado incómodo, la presión produce una deformación de las placas ungueales.
  • Convivir con un numeroso grupo de personas en pensiones, hoteles, sanatorios.
  • Asistir a centros estéticos dónde generalmente el material de pedicura y manicura no son desinfectados.
  • Uso frecuente de calzado de goma o plástico, así como ropa interior.
  • Compartir toallas, y peines.
  • Tocar animales enfermos sin hogar, como gatos y perros.

¿Cuál es el grupo de mayor riesgo de presentar micosis cutánea?

  • Pacientes diagnosticados con cáncer.
  • Personas infectadas con el VIH.
  • Personas que padezcan de diabetes, hipotiroidismo o enfermedades metabólicas crónicas, sometidas al uso excesivo  de antibióticos y corticosteroides.

Tipos de micosis:

Los hongos patógenos (aquellos que pueden provocar una enfermedad), se clasifican en: dermatofitos, hongos levaduriformes y mohos.

Los dermatofitos son propensos a entrar en la epidermis, las uñas y el cabello. Estos actúan activando el llamado micosis propiamente dicho, es decir, micosis de piel suave, piel peluda.

De los dermatofitos derivan tres grupos:

  • Dermatofitos geofílicos: habitan en el suelo, causando infección en animales y humanos.
  • Dermatofitos zoofílicos: Su entorno natural está compuesto por organismos animales, estos hongos tienen la capacidad de provocar infecciones también en las personas.
  • Dermatofitos antropofílicos: El cuerpo humano es su hospedaje natural.

Los hongos parecidos a las levaduras producen candidiasis en las membranas mucosas, ya sea de la boca (las comisuras), y los genitales, la candidiasis de los ejes y placas de las uñas, erupción por hongos. Las levaduras también son conocidas como candidiasis, ya que es la especie más común que causa la Candida albicans.

Los mohos suelen ser los primeros responsables de las infecciones sistémicas, es decir, los órganos internos.

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones por hongos?

Los síntomas a causa de las infecciones por especies individuales pueden variar ampliamente.

  • Tiña de la piel pilosa

Afecta especialmente la barba y el cuero cabelludo. La aparición de la micosis en el cuero cabelludo suele ser muy frecuente  en los niños que son infectados por un animal enfermo (ejemplo, un perro), u otro niño. Cuando se presenta la micosis superficial de pequeñas esporas en la cabeza, se pueden encontrar una gran cantidad focos de exfoliación de la piel  como si el cabello se hubiese recortado. Brotes parecidos a la alopecia con superficies exfoliantes, pero poco numerosos, en los que los pelos presentan diversas longitudes, se encuentran en las micosis por deformación superficial. Un tumor o infiltrado inflamatorio doloroso, del que se extrae todo el contenido de pus, es un cuadro clínico de micosis de cizallamiento profundo, que puede infectarse por medio de animales enfermos. El cuarto tipo de micosis del cuero cabelludo es la tiña, hasta ahora desconocida.

La micosis de la barba afecta a los hombres. Puede adoptar  la forma de tumores inflamatorios con contenido purulento rezumante y focos exfoliantes con apariencia de cabello recortado.

  • Micosis de piel suave

Afecta cualquier parte del cuerpo. La tiña del pie de la piel lisa y la  micosis de pequeñas esporas reflejan un cuadro clínico muy parecido. Pueden ser focos de edema eritematoso con pápulas y pústulas alrededor del perímetro, o focos exfoliativos eritematoso presentando varios niveles de inflamación. En los hombres especialmente, ocurren cambios de esta naturaleza en la entrepierna. Otro tipo de micosis de la piel lisa es la micosis crónica de la piel lisa, la cual actúa afectando principalmente a mujeres que padecen de trastornos endocrinos e inmunitarios. En ese momento, se encuentran focos de color rojo azulado con desprendimiento de la piel en las nalgas, piernas y pies.

  • Pie de atleta

Existen tres tipos de esta micosis: Por lo general el espacio entre el tercer y cuarto dedo suelen ser los más afectados, dónde influye la maceración de la epidermis, el eritema y la exfoliación. Hay una variante donde existen focos eritematoso-exudativos con gran cantidad de  vesículas en la zona metatarsiana. Los cambios de diferente naturaleza se encuentran en el caso de la variante exfoliante, donde focos eritematoso-exfoliantes con epidermis excesivamente callosa se localizan en las plantas y partes laterales del pie, llegando en ocasiones a desarrollar grietas en la piel. Es muy importante saber que aún presentando lesiones en los pies de manera simultánea se pueden producir cambios muy parecidos en las manos, que no son producto de una infección directa de la piel de estas zonas, sino es el resultado de una reacción alérgica a los antígenos fúngicos.

  • Hongo de uñas

Puede afectar con frecuencia las uñas de los pies y las manos. Raramente ocurre en niños. Las uñas de los pies  son las más afectadas. Los cambios en las placas ungueales consisten en engrosamiento, decoloración, fragilidad, hiperqueratosis y picaduras. Con el tiempo, la uña tiende a quebrarse con facilidad, y la placa puede desmoronarse. Las esporas del hongo entran en la placa de la uña por cualquiera de sus lados, razón por la que existen diversos tipos de onicomicosis.

  • Candidiasis mucosa

Afecta especialmente los genitales (vulva, vagina, glande, prepucio), y la cavidad bucal. Son puntos blanquecinos similares a las flores lechosas. Posterior a eliminarlos, ser visible un eritema rojo vivo con erosiones. Los cambios producen sensaciones de picazón y ardor. No obstante al recuperarse, existe una alta posibilidad de volver a recaer.

  • Candidiasis de la comisura de la boca 

Este tipo de infección se ve un poco beneficiada por la maceración asociada al lamido frecuente de los labios. En las comisuras de la boca, hay grietas en la epidermis cubiertas de costras, presentando inflamaciones por todas sus zonas. Los cambios van acompañados de dolor.

  • Candidiasis de uñas y tallos ungueales

La plegadura de las uñas se pueden afectar: con dolor, enrojecimiento, hinchazón. El pus brota entre el cuerpo del clavo y la placa. Con el tiempo, este padecimiento podría extenderse a la placa de la uña, volverla sin brillo, rugosa y hendidas. Este tipo de candidiasis con frecuencia se considera como una enfermedad ocupacional en los trabajadores de la industria de lavandería y alimentaria.

  • Levadura

Se producen cambios en la zona de los pliegues de la piel, como, la entrepierna, las axilas, el ombligo, las nalgas, área del pezón, la plegadura abdominal en aquellas personas con exceso de peso, los bebés también puede resultar afectados en la zona del pañal. La humedad, el sofocamiento y las numerosas abrasiones de la epidermis son causas que pueden determinar el crecimiento de levaduras en la zona. La aparición de focos inflamatorios con pus en la piel, pueden estar cubiertos con una capa blanquecina. Estas erupciones suelen ir acompañadas de los denominados brotes satélites alrededor del perímetro, con pápulas y pústulas.

  • Pitiriasis versicolor

En la piel del pecho, cuello y los brazos pueden aparecer ciertas manchas color marrón claro con ligera exfoliación. Estos brotes suelen ser mezclados y se decoloran bajo la influencia de los rayos del sol.

Está infección actúa afectando principalmente a mujeres jóvenes y su  causa se debe a el hongo Malassezia Furfur.

¿Cómo podemos reconocer la micosis?

Si tienes sospechas de algún caso de micosis, debes consultar de manera inmediata a un dermatólogo o especialista, quien deberá tomar su historia médica y examinar los cambios en su piel. Las micosis de la piel se pueden parecer a otras enfermedades, por lo que para una acertada valoración  hay que practicarse pruebas adicionales.

La evaluación diagnóstica puede ayudar a visualizar las lesiones en un dormitorio oscuro a la luz de las lámparas de Wood. En algunas presentaciones de micosis, a la luz de esta lámpara, se puede observar un brillo significativo de los cambios de una determinada especie de hongo. No obstante, el diagnóstico consiste en realizar una prueba micológica en laboratorios que sean especializados. Se hacen raspados o hisopos de las zonas afectadas de la piel, que se serán visualizadas en el microscopio y serán cultivadas en medios microbiológicos especiales. En los casos de infección, el desarrollo del hongo patógeno se podrá observar después de aproximadamente 3 semanas, por lo que se considera un estudio a largo plazo.

¿Cómo tratar la micosis?

Los tratamientos para las infecciones causadas por hongos comprenden la aplicación de preparados externos, fármacos orales, desinfección de ropa interior, calzado y el cumplimiento de los principios preventivos de higiene. Al iniciar un tratamiento y al finalizarlo, es muy importante desinfectar con solución de formalina al 10% y solución de quinoxizol al 1% y 0,5%.

La manera más eficaz de acabar con las esporas de hongos que habitan en el medio ambiente es cambiar la ropa interior, los zapatos, y los calcetines por unos nuevos. En los últimos años, las preparaciones antifúngicas se han reproducido considerablemente. Su aplicación por lo general es rápida, segura y tolerada. Algunos fármacos son: terbinafina, fluconazol, itraconazol, miconazol. Estos medicamentos pueden estar disponibles en forma de cremas, polvos, champús, ungüentos, esmaltes de uñas y aerosoles.

Si confirmas una infección por hongos, el especialista debe determinar el tratamiento adecuado y su duración. En el caso de presentarse otros tipos de micosis, la terapia puede durar de un día (candidiasis vaginal), como seis meses (onicomicosis). El efecto del tratamiento estará sujeto en gran parte a la colaboración del paciente con el médico. El control periódico, un tratamiento continúo y la adherencia a la profilaxis son las condiciones primordiales para  lograr el éxito en el tratamiento.

¿Cómo podemos  prevenir la micosis?

Recuerda que es mejor prevenir que curar. Para prevenir las infecciones micoticas a las que estamos propensos de manera constante, debemos seguir los principios básicos de higiene. Estos guardan una estrecha relación tanto con la prevención de la primera infección como con la protección contra la reinfección posterior a la recuperación. Los hongos se desarrollan en un ambiente húmedo y cálido. Por lo que se recomienda, evitar ese tipo de ambientes y no crear condiciones que favorezcan la proliferación de hongos en su piel.

Tips importantes:

  • Use su propia toalla y sus propios productos de higiene personal como (cortaúñas, esponja, cepillos).
  • En lugares públicos como saunas, baños, piscinas, sanatorios, no andes descalzo. Has uso siempre de tus propias sandalias.
  • Evita el intercambio de calzado con otra persona (botas, patines).
  • Trata de comprar ropa interior, calcetines hechos de materiales naturales y aireados.
  • Utiliza zapatos cómodos.
  • Cambia tus calcetines diariamente.
  • Lava bien tus pies y los pliegues de la piel, ingle, axilas. Procura secar muy  bien su cuerpo en esas zonas.
  • Evita acariciar animales sin hogar como perros, gatos.
  • Para los tratamientos con antibióticos a largo plazo, usa probióticos que sean disponibles y se puedan adquirir en farmacias sin prescripción médica (en forma de glóbulos vaginales, cápsulas o tabletas).

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba