Urdangarin estalla y rompe a llorar en el coche desconsolado

Esta semana la revista ‘Diez Minutos’ nos sorprendía a todos con unas impactantes fotografías de Iñaki Urdangarin llorando desconsoladamente durante veinte minutos en un coche, siendo arropado por su pareja, Ainhoa Armentia. Unas imágenes estremecedoras del todavía marido de la infanta Cristina, que parecía estar viviendo un momento dulce tras su paso por la cárcel y haber vuelto a rehacer su vida con una compañera de trabajo. Pero, ¿qué le pasa a Iñaki Urdangarin para romper a llorar en un coche?

El exduque de Palma no está atravesando un buen momento personal, por mucho que haya sido él quien haya provocado la ruptura con la que fue su mujer durante 25 años, pues los divorcios nunca son fáciles para ninguna de las dos partes. Además, desde que dejó su puesto en el despacho de abogados de Vitoria en el que conoció a su nueva pareja está sin trabajo y sin ingresos, una lógica preocupación que le puede generar mucha angustia. Actualmente, vive con su madre.

Urdangarin tiene una vulnerabilidad emocional desde hace meses. Es un hombre que está herido. Quizá no haya ninguna razón concreta, pero sí su propia vulnerabilidad personal. Su vida en pocos meses ha dado un vuelco por completo.

Urdangarin estalla y rompe a llorar en el coche desconsolado

Urdangarin, veinte minutos llorando en un coche

Según ha contado en exclusiva ‘Diez Minutos’, Iñaki se dirigió con su coche hasta el bufete de abogados en el que trabaja su novia, Imaz & Asociados. Una vez allí, aparcó el vehículo en las inmediaciones y fueron sus escoltas los que acudieron hasta el portal del despacho. Esperaron a que la novia de Urdangarin bajara y la acompañaron hasta el coche donde él la esperaba.

Nada más verla meterse en el interior del vehículo, el ex de la infanta Cristina se puso a explicarle algo muy nervioso y angustiado, realizando muchos gestos, a su nuevo amor. Poco después rompía a llorar en plena calle, solo parapetado por los cristales de su vehículo. Ainhoa, que llevaba un vestido blanco de manga corta y volantes con calados, trató de consolar a su pareja. En las fotografías se puede ver cómo le mira de frente y le coge cariñosamente del cuello. No se separó del exduque de Palma en veinte minutos, mientras él se secaba las lágrimas con los dedos. Le abrazó y le trató con mucho mimo, pero Iñaki Urdangarin no encontraba consuelo.

Tras ese periodo de tiempo, ella tuvo que volver a su trabajo. Su pausa había llegado a su fin y por mucho que quisiera seguir al lado de su novio para tratar de ayudarle, tuvo que despedirse y bajarse del coche. Un momento que los fotógrafos allí presentes inmortalizaron, en el que la pareja de Urdangarin se ponía sus gafas de sol y, móvil en mano, volvía a su despacho.

En ese instante, Iñaki arrancó su coche y se marchó, algo más tranquilo, después de haber desfogado sus angustias con su nueva pareja, junto a la que parece estar muy unido. Un apoyo que le está sirviendo en estos días de tristeza y pesar emocional. Muchos fueron los que creyeron que su historia de amor con Ainhoa Armentia no tendría mucho recorrido, pero el tiempo está demostrado que se equivocaron. Su historia de amor parece más sólida que nunca, y este primer verano juntos está siendo emocionalmente muy intenso.

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba