Un colombiano abusa sexualmente de una niña: ‘No sabía que tenía 12 años’

Un joven acusado de violar a una niña de 12 años en Andratx (Mallorca) ha alegado en el juicio celebrado este lunes en la Audiencia Provincial que no sabía la edad real de la menor. «Pensaba que tenía 15 o 16 años», ha explicado el acusado. Según su versión, las relaciones sexuales con la víctima fueron consentidas. La fiscalía le imputa un delito de abuso sexual con penetración y reclama para él una condena de 10 años de prisión.

El hombre de 32 años de origen colombiano ha reconocido durante el interrogatorio de la vista judicial que sí mantuvo relaciones sexuales completas con la menor de edad. Los hechos ocurrieron en Mallorca en el mes de junio de 2017, poco después de que la víctima se instalara en España.

Además, el sospechoso ha explicado que conocía a la niña a raíz de reuniones familiares y que comenzó a hablar con ella a través de internet. «Nunca me dijo su edad», ha afirmado el joven, que tenía entonces 26 años. El mismo ha insistido en que pensaba que ella tenía al menos 15 años porque «no se vestía como una niña de 12» e «iba maquillada».

Cuando el fiscal ha informado al acusado de que en España la edad de consentimiento sexual está en 16 años, el hombre ha indicado que en su país, Colombia, «no hay una ley de ese tipo». Con todo, cabe matizar que la ley colombiana sí fija un límite, en 14 años.

Según la versión del procesado, fue la propia menor quien contactó con él a través de la red social Facebook. Durante semanas, tuvieron varias conversaciones hasta que ella le pidió que fuera a su casa cuando no estuvieran sus padres. «Quedé con ella sin ninguna intención concreta», ha indicado al tribunal.

Sin embargo, el joven ha declarado que aceptó la invitación de la niña y que al llegar al domicilio comenzaron a besarse y después ambos se desnudaron y mantuvieron relaciones sexuales completas. Según su testimonio, la menor no manifestó ningún temor ni duda: «Ella en ningún momento me rechazó ni se mostró incómoda».

El procesado también ha afirmado que el día que ocurrieron los hechos él estaba bajo los efectos de alcohol y marihuana. «No estaba en mis cinco sentidos», repetía el acusado en la sala de la Audiencia. De hecho, el mismo ha aseverado que «durante aquella época consumía mucha droga». Después de esto, el acusado ha señalado que siguieron hablando por la red social y, según él, la menor le propuso una nueva cita, que él rechazó.

Y es que el sospechoso ha indicado que incluso la chica le llegó a amenazar con contárselo todo a su novia si no volvía a mantener relaciones con ella, razón por la cual no volvieron a citarse. Seguidamente, ha expuesto que la menor le envió un mensaje de voz exigiéndole que le comprase una píldora del día después y él se negó porque había usado preservativo. «Comenzó a insultarme», ha declarado.

Un día recibió una llamada de la Policía porque la niña había presentado una denuncia. En octubre de 2017 la Guardia Civil detuvo al joven, quien ha asegurado que fue la primera vez que se enteró de que tenía 12 años. «Pensaba que tenía 15 o 16 años. En su Facebook ponía que era mayor de edad», ha contado.

La Fiscalía, por su parte, sostiene que el acusado sí era consciente de la edad de la víctima y que, durante el acto, la menor se detuvo pero a pesar de ello él siguió desnudándola y la penetró vaginalmente con preservativo, eyaculando en su interior. La testifical de la víctima se ha practicado a puerta cerrada.

Antes de comenzar el juicio, el abogado del joven ha presentado un recibo de un ingreso bancario de 3.000 euros para hacer frente a una posible indemnización en caso de ser condenado. Con esta transferencia, pretende reclamar una atenuante de reparación del daño que minimice la hipotética pena que le imponga el tribunal.

La Fiscalía, además de la condena de 10 años de cárcel, solicita una compensación para la perjudicada de 6.000 euros en concepto de daños morales y una orden de alejamiento durante 11 años. Según ha relatado el padre de la menor, el acusado se ha mudado «a dos casas» de su domicilio y la menor tiene mucha inquietud porque «no quiere encontrárselo».

El padre de la víctima también ha contado que cuando presentó la denuncia, desde el entorno del acusado insultaron a la niña culpándola a ella de la relación sexual, y que la menor lleva todos estos años en tratamiento con un terapeuta.

Adicionalmente, el fiscal pide una medida de libertad vigilada durante cinco años en los que deberá participar en un programa de educación sexual y solicita que el acusado se haga cargo de los gastos de asistencia psicológica generados por este episodio.

Resumen:

No se ha encontrado ningún schema.

Deja un comentario

Ir arriba